La gestión de las emociones como estrategia en

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    Broker honesto!

​Gestión emocional: 10 claves para dominar tus emociones

Varias estrategias que nos pueden ayudar a expresar nuestros sentimientos.

La gestión emocional o gestión de las emociones hace referencia a ser conscientes de las emociones que sentimos, aceptarlas y regularlas si es necesario.

Por desgracia, vivimos en una sociedad que considera a las emociones irracionales y son prácticamente enemigas de la razón. Pero lo cierto es que las emociones forman parte de nosotros y tienen una función adaptativa importante Por lo que hay que aprender a aceptarlas y llevarse con ellas lo mejor posible.

Gestión emocional e inteligencia emocional

En los últimos años, el concepto de gestión emocional ha ido ganando terreno con el auge de la inteligencia emocional, un constructo que he generado mucho interés entre los psicólogos por sus beneficios para la salud psicológica de las personas y el rendimiento de éstas en distintos ámbitos, como el laboral, deportivo o académicos.

La correcta gestión de las emociones determina en mayor o menor medida el éxito en distintas áreas de nuestra vida, como pueden ser el de las relaciones interpersonales o el trabajo.

Qué es la inteligencia emocional

La inteligencia emocional es un concepto que popularizó Daniel Goleman, un reconocido psicólogo norteamericano, que hizo que la inteligencia emocional se conociera en todo el mundo gracias a su best-seller: Inteligencia Emocional (1995).

En realidad, pero, la idea de inteligencia emocional ya aparecía en la literatura gracias a otros autores, y deriva de la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner. Gardner, tras sus investigaciones, concluyó que existen distintos tipo de inteligencias, entre ellas las inteligencias intrapersonal y la inteligencia interpersonal. Ambas forman parte de la inteligencia emocional.

Las investigaciones han confirmado que la inteligencia emocional ayuda a

  • Mejorar el conocimiento de uno mismo y de sus emociones
  • Tomar mejores decisiones
  • Mejorar el rendimiento en el trabajo y la productividad
  • Reducir y protege contra el estrés, ansiedad y la depresión
  • Favorecer las relaciones interpersonales y la empatía
  • Mejorar el desarrollo personal
  • Mejorar la capacidad de influencia y liderazgo
  • Favorecer el bienestar psicológico
  • Aumentar la motivación y ayuda a alcanzar las metas
  • Dormir mejor

Estrategias para dominar las emociones

La inteligencia emocional es un proceso que incluye tanto el conocimiento emocional propio y de las emociones de los demás y la regulación de nuestras propias emociones.

Pero, ¿cómo logramos esto? A continuación te proponemos diez estrategias para que puedas lograrlo.

1. Haz un diario de emociones y toma conciencia de éstas

El diario de emociones es una herramienta excelente para conocer tus propias emociones y saber el efecto que éstas tienen sobre tu comportamiento. Existen distintas maneras de hacerlo pero aquí te proponemos una. Solo tienes que seguir estos pasos.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    Broker honesto!

  • Coge una libreta y apunta el día
  • Tómate 20 minutos antes de acostarte para hacer un balance de tu día
  • Anota aquellas emociones que han surgido
  • Anota cómo te has sentido y cómo ha afectado esta emoción a tu comportamiento

El autoconocimiento emocional es el comienzo de la correcta gestión de las emociones. Sin saber qué sentimos y cómo nos afectan no podremos regular nuestras emociones.

2. Acéptate tal y como eres

Puede que en ese descubrimiento personal queden revelados aspectos de tu vida que no te gustan o que te cuesta ver como positivos. Pero debes aceptarte tal y como eres. Las emociones son normales y todos las sentimos. Todos podemos equivocarnos porque es parte de la vida.

3. Focalízate en los pensamientos positivos y controla los negativos

Las emociones negativas causan un gran malestar, por lo que tendemos a evitarlos. Pero la solución no es mirar para otro lado y hacer ver que no existen. Si ya has hecho un trabajo de detección de las emociones que sientes, analízalas y déjalas pasar. Céntrate en las emociones los positivas y a las negativas dales el valor que les toca, pero no te recrees en ellas. Ahora es momento de repetirte lo mucho que te quieres y lo mucho que te vas a esforzar por lograr el amor de tu vida: tú mismo.

4. Ten una actitud positiva

Y es que para lograr esto debes poner de tu parte. En la gestión emocional existe un componente que, en muchas ocasiones, pasamos por alto: es la voluntad. Para dominar las emociones debemos poner de nuestra parte y debemos tener una actitud positiva porque no siempre es fácil dominar las emociones.

5. Retírate a tiempo

Pero evidentemente la actitud positiva es solo una parte de la gestión emocional. Las emociones suelen ocurrir porque un estímulo externo las dispara. Si pretendes especializarte en el arte de la inteligencia emocional, te darás cuenta de que, a veces, la mejor alternativa es no permanecer en la zona de conflicto y tomar la decisión de retirarse a tiempo. Por ejemplo, si alguien te está provocando. En estos casos, darse la vuelta y marchar es una decisión emocionalmente inteligente.

6. Aprende a encajar las críticas

Puede que lo que te esté haciendo sentir mal es no saber encajar las críticas y estar demasiado pendiente de lo que los demás piensan de ti. Eso es una mala opción, porque el bienestar emocional nace dentro de uno mismo, de tu propia interpretación del mundo. Aprender a encajar las críticas es necesario para ser una persona emocionalmente equilibrada.

7. Libera la tensión con el deporte

Si quieres estar más calmado puedes liberar las tensiones gracias al ejercicio físico. De hecho, practicar deporte es una de las alternativas más saludables no solamente a nivel físico, sino también psicológico. El ejercicio físico te ayuda, por ejemplo, a reducir el estrés o a aumentar tu autoestima.

  • Si quieres saber más sobre los beneficios de practicar actividad física, puedes leer nuestro post: «Los 10 beneficios psicológicos de practicar ejercicio físico»

8. Asiste a un taller de gestión emocional

Una de las mejores maneras de convertirte en una persona emocionalmente inteligente es a través de la formación. Existen gran cantidad de cursos y talleres que te ayudarán a gestionar tus emociones. Suelen ser talleres de tipo experiencial y con muchas dinámicas participativas, por lo que el aprendizaje emocional te resultará hasta entretenido.

9. Práctica la escucha activa

Si quieres entender mejor las emociones de los demás puedes practicar la escucha activa. Muchas veces oímos y no escuchamos, porque estamos más pendientes de lo que vamos a decir nosotros que de lo que la otra persona nos dice tanto con su lenguaje verbal como no verbal. La escucha activa es escuchar en toda su totalidad, puesto que lenguaje verbal es aproximadamente un 30% de lo que comunicamos. El resto es lenguaje no verbal.

10. Practica Mindfulness

Una de las estrategias más útiles para gestionar mejor las emociones es el Mindfulness o atención plena. El mindfulness en realidad es una filosofía, pero en la actualidad se emplean distintas técnicas para ponerlo en práctica. El Mindfulness es simple, pues solo requiere adoptar una manera de evaluar los eventos, caracterizada, por ejemplo, por la autocompasión, la atención en el momento presente o la mentalidad no enjuiciadora. Sin embargo, aunque sea simple, su práctica requiere voluntad y esfuerzo, por lo que no es fácil y hay que trabajarla.

Marketing emocional o cómo vender con las emociones

¿Sabías que hay científicos que aseguran que el 95% de las decisiones de compra que toma una persona están basadas por cuestiones irracionales? Sí, el 95%. Si damos ese dato como cierto, eso significaría que nuestras emociones estarían al mando de nuestra tarjeta de crédito. ¿Podría ser esto posible? Aunque la mejor pregunta sería: ¿podemos usar las emociones de nuestros clientes para lograr vender más nuestros productos? Hoy, en Gestion.org, el marketing emocional al descubierto.

¿Qué es el marketing emocional?

Empezamos con una definición sencilla de marketing emocional:

Sería la rama de la mercadotecnia que consigue vender al movilizar las emociones, valores o sentimientos de los consumidores.

Según esta definición, la clave está en que las emociones son el disparador que presionamos para lograr la venta. Pero vamos un poco más allá y veamos la definición de marketing emocional que aporta Èlia Guardiola:

«El Marketing emocional debe lograr que el usuario, consumidor o cliente, termine sintiendo la marca como algo propio y vea que forma parte de esta».

Y aporta otro detalle muy importante: «Cuando hablamos de Marketing Emocional no debemos “limitarnos” a emocionar para que a nuestro público le caiga la lagrimita. Se trata de llegar al corazón de nuestro público porque este se sienta identificado con la historia que le hemos contado». ¿Por qué nos parece tan relevante este detalle? Porque no se trata de emocionar por emocionar, sino de crear un vínculo afectivo entre nuestra marca y el usuario. No sirve de nada emocionar a una persona si a los 5 minutos se ha olvidado de quiénes somos y el mensaje que queríamos transmitir. Si quieres profundizar un poco más sobre esta idea, no dejes de ver la entrevista que le hace Iñaki Tovar a Élia Guardiola https://youtu.be/2zSaI70Qf8I

Definición de emoción

Las emociones son reacciones que todo ser humano experimenta. Estamos hablado de la alegría, la tristeza, el miedo, la culpabilidad… No es nuestro objetivo adentrarnos en el campo de las emociones o profundizar cómo afectan en el comportamiento de una persona, ya que estaríamos entraríamos en un terreno más propio de la psicología. La pregunta que debemos hacernos ahora es la siguiente.

¿Qué tienen que ver las emociones con la compra?

Piensa un segundo la evolución que ha vivido el marketing. En un primero momento todo se centraba en el producto, luego en las técnicas de venta y ahora vivimos en la era del cliente. Todo gira en torno a las necesidades que tiene la persona. De hecho, uno de los objetivos del marketing es ayudarnos a cubrir mejor las necesidades del cliente. Pero, ¿ahora los clientes solo compran por pura racionalidad o buscan algo más? No hay mucho debate acerca de esta pregunta ya que si todo fuese pura racionalidad no existiría el concepto de marca.

  • ¿Por qué compramos a veces productos que exceden en mucho nuestras necesidades?
  • ¿Por qué la amplia mayoría de anuncios nos muestran mundos maravillosos que poco tienen que ver con el producto?

Porque quieren que vinculemos la marca a una serie de valores o sensaciones. Y es que la funcionalidad pura del producto se ha quedado corta para vender. Ahora el cliente reclama vivir una experiencia con el producto. Fíjate en este anuncio de un perfume de la marca Dior. https://youtu.be/XJWSx1MqT1M ¿Dónde se habla de lo bien que huele el perfume? ¿Dónde se habla del precio o del tiempo que permanece el aroma? En ningún sitio. En cambio, Dior nos traslada de la mano de Charlize Theron a un mundo de glamour, lujo, belleza, moda y sofisticación. Lo que busca Dior es que relacionemos su marca con toda esa serie de valores. Así, cuando una mujer compre un frasco de Dior no estará comprando un perfume, estará adquiriendo toda esa serie de sensaciones relacionadas con la marca. Pero pongamos otro ejemplo en el que se apelan a otras emociones muy distintas. https://youtu.be/J87qcOQjRCE Además de ser un gran ejemplo de storytelling, el objetivo de Casa Tarradellas es vincularse con valores familiares. Piénsalo un segundo, una pizza no parece ser lo que todos asociamos a una comida familiar, ¿verdad? Ahí está su jugada maestra. Con esta serie de anuncios, nos plantean unas situaciones muy emocionales en familia y relacionadas con el producto. El momento clave del anuncio está en esta secuencia:

El padre llega con cara de no saber qué hacer y dice: ¿hacemos una pizza?

Y justo después se «traduce» esa frase con un: «no tengo ni idea de cómo manejar esta situación, pero pase lo que pase yo estoy a tu lado».

¿Qué padre no podría sentirse identificado con una situación así? Y acto seguido se les ve a los dos hablando y comiéndose la pizza juntos. Ahí está la solución al problema. En otro anuncio de esta serie se ve la misma jugada. Tenemos a unos abuelos jugando al parchís con sus hijos y sus nietos. Pero, se ha hecho tarde y ha llegado la hora de irse.

La abuela va a la nevera, saca una pizza y dice de nuevo la frase mágica: ¿hacemos una pizza?

Ahora en el letrero se ve: «venga, no os vayáis, que lo estamos pasando muy bien. Porfa».

¿Resultado? «Muy bien, pizza y la revancha».

Ejemplos de marketing emocional

Como ves, la publicidad emocional es una constante. Y es que insistimos en la idea inicial: los productos por sí solos son insuficientes para vender ahora mismo. Es necesario recrear un universo de valores alrededor de ellos. Antes hemos hablado de Dior y de Casa Tarradellas, pero no se puede hablar de marketing emocional y no hablar de Coca Cola.

El marketing emocional y Coca Cola

¿Puede un refresco de cola vincularse a la felicidad o la alegría? Echa un ojo a este anuncio: https://youtu.be/GE2nVq8Ld-o Tú solo tienes que bailar y yo te regalo una Coca Cola. Un mensaje sencillo pero que generó un ambiente especial y divertido en el que la gente se atrevió a dar el paso. Y nunca mejor dicho �� Pero no acabamos aquí con Coca Cola. Y es que esta marca es una especialista en crear campañas de marketing emocional. Buena prueba de ello es este otro anuncio: el cajero de la felicidad. https://youtu.be/dS5mcwbpRE4 ¿Qué consiguió Coca Cola con esta campaña? Generar felicidad, esperanza y emoción para generar un vínculo muy emotivo con la marca. Piénsalo, si tú tuvieses que escoger entre 2 refrescos y supieses que uno está intentando hacer el mundo un poco mejor… ¿No comprarías a esa marca?

El marketing emocional y el marketing experiencial

Si te fijas, todas estas campañas tienen un nexo en común. En todos estos ejemplos hacen vivir al usuario emociones muy fuertes porque los impulsan a vivir experiencisa muy potentes. La experiencia está íntimamente ligada con la emoción. No hace falta que tú tengas que vivirlo en persona, el propio anuncio te hace empatizar con las experiencias de los demás. Fíjate en este gran ejemplo de Carlsberg apelando a la fuerza de la amistad. https://www.youtube.com/watch?v=j6NakyH6K_4 Menuda aventura, ¿verdad?

¿Sirve o no el marketing emocional para vender más?

Ahora es a ti al que te toca hablar y expresar tu opinión:

  • ¿Crees que apelar a las emociones puede impulsar una venta?
  • ¿Una persona puede ser fiel a una marca solo por lo que le hace sentir?

Cuéntanos en los comentarios tu opinión, y ya de paso sé sincero: ¿tú habrías ido a salvar a tu amigo? ��

Técnicas de Control Emocional: 10 estrategias efectivas

Las emociones influyen en el pensamiento y la conducta, por eso el control emocional es importante.

Cualquier suceso, por simple que sea, despierta emociones muy diversas. Esto es debido a que una gran parte de nuestro cerebro, el Sistema Límbico, se encarga de ellas y hace que las emociones estén tan arraigadas a la naturaleza del ser humano que podemos considerar que forman parte de nosotros y nuestra forma de reaccionar ante el mundo.

Técnicas de control emocional

Cada uno de los recuerdos que conforman nuestra historia vital tiene asociada una carga emocional, y es que no hay nada que nos haga sentir más vivos que las emociones. Quizás por ello, uno de sus grandes iconos de representativos sea la figura del corazón, el órgano que mantiene nuestras vidas. Las emociones hacen que saquemos lo mejor de nosotros, pero también pueden sacar lo peor de nuestro ser, y con esto no me refiero únicamente a las emociones negativas como la rabia o el miedo, porque incluso una carga excesiva de emociones positivas como la alegría puede llevarnos a la euforia y con ello al descontrol de nuestra conducta.

Por este motivo casi ninguna de nuestras emociones elude el filtro de la conciencia. Si tenemos en cuenta que continuamente sentimos, fácilmente reconoceremos que también continuamente las personas canalizamos o reprimimos nuestros sentimientos, por lo que todos tenemos un cierto control emocional que ejecutamos de forma automática y por tanto inconsciente. Pero a pesar de este control que tenemos, en parte aprendido y en parte escrito en nuestro material genético, todas las personas en algún momento de nuestra vida nos hemos sentido alterados o fuera de control debido a nuestras vivencias emocionales.

Los sentimientos y emociones van creando poso

Todos sabemos que los sentimientos alteran nuestro pensamiento. De hecho, muchos de los trastornos psicológicos y psiquiátricos a menudo surgen como el resultado de una respuesta emocional desproporcionada que la persona es incapaz de dominar. En los años 30 del siglo pasado el psicoanalista Franz Alexander descubrió que las personas que reprimen sus sentimientos tenían la presión arterial elevada de forma permanente.

Las emociones reprimidas se tornan desbordantes buscando ser liberadas y producen la psicosomatización, que consiste en la expresión de lo psicológico mediante síntomas físicos, de manera en que el cuerpo también enferma. Pero la clave para llevarnos bien con nuestras emociones tampoco está en no reprimirlas, pues no reprimirlas en forma alguna puede llevar a otros tipos de trastornos incluso más graves, y a meterte en más de un lío del que te puedas arrepentir. En este sentido, quiero recomendaros que leáis el artículo de Bertrand Regader, llamado “Las 10 reglas esenciales para liberar el lastre emocional”, donde aprenderéis otras técnicas para gestionar vuestras emociones.

No podemos ni desconectar ni elegir nuestras emociones, pero podemos intentar conducirlas mediante el control emocional, que no debe ser entendido como forma de represión de las emociones, sino como forma de regularlas, y poder así modificar nuestro estado anímico y sentimental, cuando es necesario. El objetivo de las técnicas de control es evitar que cuando se dispara una emoción negativa, nos arrastre y la expresemos de una forma desbordante de la que luego nos podamos arrepentir. A continuación os presento algunas técnicas para ayudaros a controlar vuestras emociones y sentimientos.

Técnicas no cognitivas para regular las emociones

Aunque a los psicólogos no nos gusta prescribir evitar o huir de las situaciones (el estilo de afrontamiento de evitación y huida es poco efectivo en la resolución de problemas), en el caso de controlar las emociones negativas, yo al igual que muchos otros colegas, haré una excepción y expondré que la primera y más simple técnica de control emocional es aprender a evitar lo que nos genera emociones negativas, ya sean personas o situaciones, como tratar de evitar a una persona que nos agobia cada vez que la vemos, no ir a un evento al que sabemos que va a asistir nuestra ex pareja, o si estamos a dieta evitar tener enfrente alimentos prohibidos, por ejemplo.

Técnicas de respiración profunda

Otra de las técnicas más sencillas y útiles para controlar las tanto emociones como reacciones fisiológicas, antes, durante y después de enfrentarse a situaciones emocionalmente intensas, es la respiración profunda. Por un lado porque oxigena nuestros órganos y hace que el cerebro trabaje mejor, y por otro lado porque relaja y con ello consigue calmarnos.

Hay múltiples técnicas para realizarla, una muy conocida es la de realizar las fases de la respiración haciendo un conteo, este conteo puede variarse ya que todos tenemos ritmos de respiración diferentes y no se trata de forzar la respiración, lo ideal es encontrar el número que mejor se adapte a la nuestra. Un ejemplo de esta forma de realizar la respiración profunda es el siguiente:

  • Inspira profundamente mientras cuentas mentalmente hasta 5
  • Mantén la respiración mientras cuentas mentalmente hasta 4
  • Suelta el aire mientras cuentas mentalmente hasta 10
  • (Repite varias veces hasta que te sientas más relajado)

De esta manera obtendremos una respiración lenta y un poco más intensa que nuestra respiración normal. Se puede comprobar que realizas la respiración correctamente poniendo una mano en el tórax y otra en el abdomen, lo estás haciendo correctamente si al respirar sólo se mueve la mano del abdomen (por este motivo a la respiración profunda también se le llama abdominal o diafragmática).

Técnicas Cognitivas para regular las emociones

Cuando vivimos una emoción negativa, nuestra atención se centra en los pensamientos que mantienen esa emoción activa y si continuamente le damos vueltas a esos pensamientos, fortalecemos las emociones. Pero, sin embargo, si pensamos menos en el suceso que hizo aflorar la emoción negativa, esta disminuye. Vemos en este hecho como emoción y pensamiento están estrechamente ligados.

Para la Psicología Cognitivo-Conductual la psicología humana se expresa en tres niveles que están en interacción constante, como muestra el esquema siguiente:

Como he dicho anteriormente, las emociones no se pueden cambiar, pero ya que emoción y pensamiento van tan juntas de la mano si cambiamos el pensamiento podemos regular tanto nuestras emociones como nuestras acciones. Este es el principio fundamental de las técnicas cognitivas como las que se presentan a continuación.

Afirmaciones positivas

Forma ya parte del saber popular que pensar en positivo nos hace sentirnos mejor, incluso podemos encontrar en el mercado marcas que han hecho de las afirmaciones positivas una forma de ‘branding’ y nos venden un producto apelando a la emoción. Así que si las afirmaciones positivas se han vuelto tan populares ha de ser porque deben funcionar. Para poder llenar nuestra mente con afirmaciones positivas hemos de vaciarla de pensamientos negativos, para ello, primero deberemos detectar cuales son los pensamientos que generan, mantienen o incrementan nuestras emociones negativas y nos hacen sentir tristes, enfadados, ansiosos, asustados, etc.

Una vez identificados, los hemos de substituir por otros más positivos, para ello, aunque se puede hacer de forma mental, yo recomiendo la anotación cada pensamiento negativo y del pensamiento que lo substituye. Una vez hecho esto sólo hay que ponerlo en práctica y cada vez que aparezca el pensamiento negativo cambiarlo por uno positivo de manera automática. Esto que parece tan simple conseguirá disminuir tanto nuestra ansiedad cognitiva como física.

Detención del pensamiento

Esta estrategia busca el control del pensamiento y puede ser utilizada antes, durante o después de la situación que nos genera la emoción negativa. Se trata de que cuando empieces a notarte, nervioso o alterado, prestes atención a los pensamientos que estás teniendo, e identifiques las connotaciones negativas que tiene para ti. Una vez realizado este pequeño análisis, date ordenes a ti mismo que busquen la interrupción del pensamiento que evoca la emoción, como: “¡STOP!”, “¡Para!”, “¡Ya!”, “¡Basta!”. Tras esta autoinstrucción sustituye los pensamientos detectados como negativos por afirmaciones positivas.

La única dificultad de esta sencilla técnica es que para identificar los pensamientos que nos evocan las emociones negativas y convertirlos en positivos se necesita un poco de práctica.

Ensayo mental

A veces cuando una persona sabe que ha de hacer algo para la lo que no se siente seguro de sí mismo, como hablar en público o realizar algún tipo de prueba, por ejemplo un examen, anticipamos la ansiedad del momento y la instauramos en el momento actual, lo que genera que la ansiedad ante el acto sea cada vez mayor, ya que con los pensamientos negativos se refuerzan negativamente y se entra en una espiral ascendente.

Para prepararnos a afrontar esas situaciones y combatir la ansiedad que nos generan, la técnica del ensayo mental es ideal, aparte de sencilla. Consiste en visualizar que la situación temida se desarrolla sin problemas, y te sientes seguro y relajado porque estás satisfecho con tu manera de actuar. Puedes repetirte también a ti mismo consignas como: lo estoy haciendo bien, estoy relajado, al público le gusta… esto reforzará la técnica. Planea tu actuación del acto y practícalo mentalmente de manera repetitiva. Con cada ensayo mental el nivel de ansiedad se irá reduciendo y esta sensación te dará más confianza para superar la situación de manera exitosa.

Cambio de perspectiva

Las personas tendemos a cometer dos grandes errores que pueden afectar a nuestro equilibrio emocional. Por un lado somos egocéntricos y consideramos que nuestro punto de vista es el único correcto o válido, y por el otro, otorgamos a los demás intencionalidades que pueden no ser correctas. Esto nos puede llevar a discusiones o a sentirnos mal sin motivo. Por eso intentar cambiar nuestra perspectiva sobre las personas o los hechos puede ser útil. Hay varias formas para poder cambiar la perspectiva que tenemos y adoptar otra diferente, a continuación expondré dos.

La primera que recomiendo es ampliar el foco de la situación, pues cuanto más cerca estamos de algo, menos vemos. Para ello podemos alejarnos de la situación de forma literal o de forma mental intentando ver la situación en su globalidad y analizar de nuevo la situación desde esta perspectiva. Otra forma de cambiar de perspectiva es ponerse en el lugar del otro, y pensar qué puede estar sintiendo esa persona o qué circunstancias pueden estar motivando su conducta.

De esta manera, desde la empatía, es muy probable que adquiramos actitudes más tolerantes hacia esa persona y reduzcamos nuestros sentimientos negativos hacia él. Si por ejemplo estás en un restaurante y te estás empezando a enfadar porque el camarero no te atiende, piensa en que quizá tiene mucho trabajo o que algo ha salido mal en la cocina, en lo agobiado que se debe sentir en ese momento, y esto seguramente te ayudará a sentirte más relajado y tener más paciencia.

Concluyendo

Las técnicas que he presentado en este escrito a pesar de simples, han demostrado su eficacia en la práctica clínica, y por ello pocos psicoterapeutas rehúsan de ellas en su ejercicio profesional diario, pero como la mayoría de cosas en la vida para convertirlo en una habilidad nuestra necesitan practicarse. Si logras incorporarlas a tu repertorio de conductas es muy probable que logres un mayor control de las emociones y sentimientos que se afloren en tu día a día.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    Broker honesto!

¿Cuánto puede ganar en opciones binarias?
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: