Stellar – de la tierra al espacio en poco tiempo

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    Broker honesto!

Stellar – de la tierra al espacio en poco tiempo

Desde sus inicios, Stellar, era básicamente una criptomoneda basada en el protocolo de Ripple, pero, con el tiempo esa idea fue evolucionando, y esta plataforma fue cambiando a grandes escalas.

Es increíble como paso de ser una criptomoneda mas, del mercado, a ser uno de los criptoactivos con mayor proyección a futuro. Esta gran evolución ha sido fruto del trabajo de la fundación Stellar Development Foundation, la cual ha sido la encargada de llevar este proyecto desde su inicio.

En este artículo conocerás un poco más sobre cómo ésta criptomoneda ha llegado tan lejos y quien está detrás de ella.

Glosario del contenido:

  • ¿Qué la hace brillar?
  • ¿Por qué Stellar y no otra criptomoneda?
  • ¿Qué empresas prefieren Stellar?
  • Más que una Criptomoneda. Un estilo de vida.
Broker Stellar Características Abrir Cuenta
Acepta inversiones en Criptomonedas
Bitcoin, Ethereum, Ripple, Bitcoin Cash, Stellar..
Regulado por CySEC licencia 247/14
Opciones digitales y Opciones Clasicas
Leer Reseña
Abrir cuenta
Opera criptomonedas sin comprarlas
Abre posiciones cortas en criptomonedas
Gestione el riesgo con Stop Loss y Take Profit
Trading disponible los sábados y domingos
Leer Reseña
Abrir cuenta
Negocia con las criptomonedas mas populares
Sigue invirtiendo en el fin de semana
Bitcoin, Ethereum, Ripple y mucho mas.
Mas de 2000 activos disponibles
Leer Reseña
Abrir cuenta
Compra directa de más de 15 criptomonedas diferentes
Aplicación para el móvil compra y venta
Podemos comprar, vender y transferir más de 14 criptos
Depósitos rápidos y seguros con tarjetas
Compra, vende y transfiere criptomonedas de manera fácil
Leer Opinión
Compra ahora!!
Compra directa de mas de 15 criptomonedas
No necesitas registrarte para comprar
Bitcoin cash, Ethereum, Litecoin, Zcash, Dash. y más..
Paga con tu tarjeta de credito o debito directamente
Cómo Comprar
Compra ahora!!
Advertencia de riesgo: ”Producto difícil de entender, la CNMV ha determinado que no es apropiado para los inversores minoristas debido a su complejidad y el alto riesgo que involucra”

¿Qué la hace brillar?

Con su valor disparándose aproximadamente en un 41% en el año 2020, la criptomoneda fue una de las favoritas de dicho año.

Ha logrado mantener un excelente desempeño en este año. En un mercado azotado por fuertes caídas, esta criptomoneda ha logrado obtener ganancias de 5.26% desde el comienzo del 2020 y en ese momento, tenía una capitalización de mercado de $ 7.5 mil millones aproximadamente.

Una de las cosas más resaltantes, son las numerosas ventajas que podría decirse que posee Stellar sobre las demás criptomonedas.

Si la comparamos con su antecesor Ripple, Stellar resalta por diferentes razones:

  • Se centra más a un público en general y no a entidades bancarias.
  • Posee mucho más alcance entre los usuarios y entusiastas de las criptomonedas.
  • Su plataforma es abierta y descentralizada.
  • Es ligeramente más veloz al momento de realizar transacciones.

Stellar también posee ciertas diferencias sobre Bitcoin, En cuanto a términos de aprobación de transacciones, en lugar de utilizar una red completa para validar una transacción, Stellar usa un número mínimo que es solo una parte de todo un conjunto.

La ciencia ficción y el espacio

La ciencia ficción espacial es la heredera de los relatos de viajes y aventuras exóticas. Para Marco Polo y los primeros viajeros medievales, Oriente era un territorio ignoto y fascinante. Las audaces caravanas de comerciantes que lograran atravesar sus inmensas y desoladas llanuras encontrarían el Paraíso al final de su camino, rodeado de altas montañas habitadas de monstruos, dragones y demonios; allí donde termina el mundo, donde se unen los confines de la tierra y del cielo. Y los espacios desconocidos siempre son completados por la fantasía.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    Broker honesto!

La literatura fantástica y los relatos de viajes han ocupado históricamente el mismo espacio literario que la ciencia ficción para alimentar el deseo o el temor de los hombres hacia lo exótico. El viaje fantástico es probablemente el relato con más influencia en la Ciencia Ficción, afirma John Clute en su Enciclopedia ilustrada de la ciencia ficción. Viajes en el tiempo, en el espacio, por el interior del cuerpo humano, la abundante literatura de viajes reales e imaginarios, siempre ha satisfecho nuestra necesidad de lo nuevo y lo sorprendente.

Los viajes de descubrimiento. La colonización. La necesidad de grupos de individuos de desplazarse y establecerse en un lugar distinto de su país de origen, ha generado a lo largo de nuestra historia mucho buen material para los novelistas, y lo seguirá haciendo en el futuro, ahora que todo nuestro planeta ha sido prácticamente explorado y empezamos a asomarnos, tímidamente, al espacio exterior. Los viajes espaciales son uno de los sueños más antiguos
del hombre y una extensión lógica de sus afanes exploratorios ya que, desde el principio de los tiempos, el hombre ha deseado alcanzar lugares lejanos y exóticos.

Se diría que nuestra especie se debate constantemente entre el miedo a lo extraño y la fascinación por lo extraño. Los cambios nos seducen o nos aterrorizan, pero jamás nos dejan indiferentes. Y la ciencia ficción es la literatura que trata de seres humanos enfrentados a situaciones y conflictos cambiantes. Este género es la herramienta perfecta para especular sobre el comportamiento humano ante lo extraño. La ciencia ficción provee esa capacidad de reflexionar sobre lo que aún no se ha vivido proyectándose a través de una base real que da credibilidad a sus acciones. Precisamente uno de los factores más atractivos del género es su enorme capacidad de especular sobre mundos, criaturas, razas y costumbres exóticas. Lo que popularmente se conoce como “sentido de la maravilla”.

Pero, ¿cómo empezó su andadura este nuevo género literario?

En los primeros años del siglo XX, la concepción newtoniana del universo y la teoría de la evolución de Darwin se habían popularizado a todos los niveles, de tal modo que estos avances científicos abrieron nuevas perspectivas a la imaginación de los hombres y mujeres comunes. Nacieron así las especulaciones sobre el espacio y el tiempo y sobre cuál iba a ser el futuro de la raza humana y de la Tierra. Pero, por encima de todo, establecieron la idea de cambio, la comprensión de que se ha evolucionado y que se podría continuar evolucionando en el futuro y en lugares tan remotos como las estrellas. Fue en esos años cuando Jules Verne escribió sus optimistas novelas sobre viajes extraordinarios y cuando H. G. Wells empezó a advertirnos sobre los posibles peligros que podía traernos toda esa nueva tecnología.

La ciencia ficción, tal y como la entendemos ahora, nació porque la popularización de la ciencia la había hecho posible.

En la segunda mitad del siglo XX, la llegada del hombre a la Luna, las primeras imágenes de la Tierra vista desde el espacio, las sondas espaciales que han explorado Marte y otros planetas del Sistema Solar, contribuyeron a crear una conciencia popular del Hombre en íntima relación con el Cosmos.

Olaf Stapledon recreó una vasta visión de un Cosmos casi infinito y su relación con las inteligencias que habitaban en él. En su novela Hacedor de estrellas conduce al lector en un viaje por el tiempo y el espacio a lo largo y ancho del universo, desde mucho antes de la creación de la primera estrella hasta mucho después de la muerte de la última. Pero no sólo abarca este continuo desde el principio al fin, sino una miríada de universos sucesivos con un deslumbrante despliegue imaginativo.

Sin embargo, las dificultades de enviar hombres, incluso a lugares relativamente cercanos como la Luna o Marte, han resultado en la práctica ser enormes.

El espacio es intrínsecamente hostil y las dificultades de todo tipo elevadas. Mientras los soñadores, escritores y científicos de las agencias espaciales diseñan el futuro en el universo, el presente nos recuerda que no hemos hecho más que comenzar el viaje, la exploración del espacio es todavía algo muy peligroso.

Pero donde hay peligro hay aventura. Y también seres humanos enfrentados a situaciones límite, algo que siempre logra sacar lo mejor o lo peor de cada uno de ellos.

La ciencia ficción espacial se establece con mayor propiedad durante la llamada “Edad de Oro” de la ciencia ficción, en pleno auge de las legendarias revistas pulp como Weird Tales, Astounding y Amazing, cuando el género se transformó en un fenómeno popular, más allá de las novelas de Jules Verne y H. G. Wells que definieron su infancia. El intento por darle a los textos un carácter científico vino de la necesidad que editores y escritores vieron de desligarse de otras corrientes literarias como la fantasía, la aventura y las otras alternativas de entretención con que compartían el mercado.

Podríamos hablar de tres corrientes básicas dentro de la ciencia ficción espacial:

Por un lado tenemos la Space-Opera que, con una vocación claramente aventurera, coloca temas comunes, situaciones dramáticas, aventuras, romance y guerras en un escenario espacial. De esta manera se habla acerca del futuro pero con los ojos puestos en un pasado que muchas veces tiene un cierto aire medieval, con imperios galácticos y guerras estelares. Las novelas de Doc Smith o Edmond Hamilton son una buena muestra de esto. El ejemplo actual más característico es la popular saga cinematográfica Star Wars.

En segundo lugar tenemos la ciencia ficción espacial que intenta ser rigurosa con los conocimientos actuales de la ciencia. Es la ciencia ficción hard, que pretende ser algo más que pura fantasía y presentar un futuro factible y una cuidadosa especulación a partir de nuestros conocimientos actuales. Los satélites artificiales, por ejemplo fueron descritos por Arthur C. Clarke, el autor de la novela 2001: una odisea del espacio, bastantes años antes de que fueran realizables. Y muchas otras tecnologías innovadoras aparecieron antes en las novelas de ciencia ficción que en la vida real.

Las narraciones de ciencia ficción hard también han explorado las posibilidades científicas de colonización de otros mundos por el hombre. Por lo que ahora sabemos, los planetas del Sistema Solar son inhabitables. Para colonizarlos habría que crear biosferas artificiales que reprodujesen las condiciones de habitabilidad y confortabilidad de nuestra Tierra. Esto supone grandes retos, como el de la obtención del aire, el agua y el alimento a partir de un medio hostil. Las visiones más populares de la ciencia ficción de estas biosferas artificiales presentan grandes recintos en la superficie rocosa de planetas lejanos, bajo cúpulas resistentes a los rayos cósmicos y a los micrometeoritos. Otra opción para colonizar un planeta sería la “terraformación”, que consiste en la conversión de planetas hostiles para la vida en lugares agradables. Se estudia ya terraformar Marte, Venus e incluso la Luna y alguno de los satélites de Júpiter. El candidato más plausible en estos momentos es el planeta Marte, a quien el novelista Kim Stanley Robinson ha dedicado una trilogía, Marte rojo, Marte verde y Marte azul, sobre la conversión de nuestro rojo vecino en un mundo similar a la Tierra. Para que admita la vida tal y como la conocemos, la atmósfera marciana debería volverse más densa y contener el oxígeno necesario para la respiración, la temperatura media tendría que aumentar y el agua líquida debería volver a llenar las cuencas secas de sus océanos. Marte podría convertirse así, gracias a una tecnología muy avanzada, en un nuevo hogar para la humanidad. Pero esto aún parece ser un sueño muy lejano. Y finalmente tenemos un tercer tipo de ciencia ficción espacial (también con una larga tradición literaria que se remonta a los orígenes del género), que está más interesada en el impacto humano y sociológico que en las aventuras espaciales.

Este tercer tipo de ciencia ficción espacial nos habla del encuentro con lo Otro, con lo extraño o lo alienígena, para hacer una profunda reflexión sobre nuestra propia cultura.

En Crónicas Marcianas, Ray Bradbury nos describe cómo la humanidad coloniza, en sucesivas oleadas, el Planeta Rojo y reproduce en él la civilización que dejó en la Tierra. También reproduce los mismos errores que la humanidad ha cometido una y otra vez en su camino expansionista a lo largo de toda la historia de nuestra especie. En la poética novela de Bradbury, los colonos transportarán a Marte no sólo una cultura extraña al planeta, sino también las enfermedades que diezmarán a los marcianos y llevarán a la extinción final a toda su raza. Como ha sucedido tantas veces en nuestra historia y en nuestro propio planeta, no mostrarán respeto alguno ante los marcianos y su misteriosa y fascinante cultura, que éstos intentarán desesperadamente proteger de la rapacidad de los recién llegados terrícolas.

Unos años antes, H. G. Wells había escrito su famosa novela La Guerra de los Mundos, donde eran los humanos quienes intentaban ser colonizados por los marcianos. En realidad, el escritor inglés aterrorizó a sus compatriotas con la idea de ser colonizados por malvados alienígenas llegados de Marte. y que les hicieran a ellos casi exactamente lo mismo que ellos estaban haciendo en la India y en sus colonias de Oriente.

Al igual que Jonathan Swift recurrió a las imaginarias Liliput y Brondinnag en sus Viajes de Gulliver para obtener un espejo deformante en el que reflejar la contradictoria sociedad de su tiempo, H. G. Wells y Ray Bradbury, y muchos otros escritores actuales de ciencia ficción, están hablando realmente de nuestra propia sociedad, de nuestros pecados y de nuestros propios miedos cada vez que hablan de viajes espaciales y de alienígenas.

Ésta es la extraordinaria capacidad de la ciencia ficción: los imperios galácticos, los viajes en el tiempo, las razas decadentes, los extraterrestres agresivos o bienhechores, las inteligencias en envolturas extrañas. Hoy por hoy, a principios de ese siglo XXI que tan lejano les debía parecer a Verne, Wells, Gernsback y Campbell, la ciencia ficción sigue buscando nuevos horizontes y nuevos desafíos.

Autor: Juan Miguel Aguilera

Juan Miguel Aguilera (1960) es novelista, dibujante, guionista y diseñador industrial. Es autor de las novelas Mundos en la eternidad, La llavor del mal (premio Juli Verne), La Locura de Dios (premio Ignotus en España, Imaginales en Francia y Bob Morane en Bélgica), Rihla y Mundos y demonios. Guionizó la película Naúfragos (Meliés de Plata en el Festival de Cine Fantástico de Roma).

¿Cuántos satélites hay orbitando la Tierra y cómo es posible que no choquen?

Comparte esta actualización en

Estos son vínculos a páginas externas y abrirán en una nueva ventana

Copiar el vínculo

Estos son vínculos a páginas externas y abrirán en una nueva ventana

64 satélites en una sola misión.

Eso es lo que planea lanzar al espacio este lunes, después de varias reprogramaciones, la empresa aeroespacial SpaceX del multimillonario sudafricano Ellon Musk.

Se trata de un lanzamiento histórico, ya que el cohete Falcon 9 llevará el mayor número de satélites en una sola misión que despega desde suelo estadounidense.

Los 64 satélites que comparten lanzamiento provienen de 34 diferentes organizaciones de hasta 17 países distintos.

Los dispositivos tienen diferentes tamaños y cumplirán variadas funciones, desde mejorar las comunicaciones con internet hasta perseguir piratas en altamar.

Pero ¿te has preguntado cuántos satélites hay en el espacio?, ¿cualquiera puede enviarlos?, ¿y pueden chocar entre ellos?

¿Cuántos satélites hay?

Si tuvieras que adivinar el número de satélites hechos por el hombre que están girando alrededor de la Tierra, ¿qué número dirías? ¿Cientos, miles?

Según el Índice de Objetos Lanzados al Espacio Exterior, elaborado por la Oficina de Naciones Unidas para Asuntos del Espacio Exterior (en inglés, UNOOSA), hay 4.921 satélites orbitando en la actualidad.

Pero no todos están activos.

«Hay cerca de 2.600 satélites que ya no funcionan pero siguen en órbita, y un total de aproximadamente 17.000 ‘objetos’ en el espacio», explica David Barnhart, director del Centro de Investigación de Ingeniería Espacial de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles, Estados Unidos.

El especialista se refiere a la basura espacial que orbita la Tierra y que supera las 7.600 toneladas, según informó en febrero de este año la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de EE.UU. (NASA, por sus siglas en inglés)

«Todos ellos están en órbita alrededor de la Tierra desde 100km de altitud (órbita terrestre baja) hasta 35.000km (órbita geoestacionaria)», explica Barnhart a BBC Mundo.

¿Cuál es el tamaño de un satélite?

Si piensas en un satélite, tal vez la primera imagen que se te viene a la cabeza sea la de un enorme aparato de un material resistente y que pesa toneladas.

Pero no todos son así.

«Su tamaño varía desde el de una panera (por ejemplo, decenas de centímetros en cada lado y algunos kilogramos de peso) hasta el de un autobús escolar (varios metros en cada lado y miles de kilos)», dice Barnhart, que se dedica a diseñar satélites.

¿Cuál es la función de un satélite?

No todos los satélites se dedican a observar la Tierra y a tomarle imágenes.

«La órbita de los satélites alrededor de la Tierra ejecuta una multitud de funciones que incluyen comunicaciones (cobertura del teléfono celular y transferencia de datos), observación de la Tierra, navegación y posicionamiento (este es el sistema GPS que todos usamos), y el estudio del espacio y el planeta por parte de la ciencia«, describe el especialista.

¿Cómo un satélite se mantiene en órbita?

Los satélites pueden orbitar alrededor del planeta porque están programados en velocidades que son lo suficientemente rápidas para vencer la gravedad.

Un cohete transporta el satélite al espacio y, una vez que se alcanza la ubicación determinada, coloca el satélite en su órbita.

La velocidad alcanzada por el satélite mientras se separa del cohete es suficiente para mantener el dispositivo en órbita durante cientos de años, señala el Servicio Nacional de Satélites Ambientales, Datos e Información, (Nesdis, por sus siglas en inglés), que depende del Servicio Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos.

Un satélite se mantiene en órbita por su velocidad y la fuerza gravitacional que la Tierra tiene sobre él. Aquel que está más cerca de la Tierra requiere de más velocidad para resistir la fuerza de la gravedad, explica el Nesdis en su sitio web.

Y los satélites llevan su propio suministro de combustible que solo se utiliza en caso de cambiar la órbita o para evitar colisiones.

Entonces ¿los satélites pueden chocar?

«Sí, pueden chocar, pero no sucede con frecuencia. Si bien puede parecer que hay muchos satélites, el espacio es ‘grande’, y generalmente se colocan en órbitas que no se cruzan ni interfieren entre sí», afirma el especialista de la Universidad del Sur de California.

«Eso no quiere decir que no ocurra y no pueda suceder, y con los planes para instalar miles de satélites más, la probabilidad de una posible colisión aumentará», añade.

En febrero de 2009, dos satélites de comunicaciones, uno estadounidense y otro ruso, chocaron en el espacio. Se cree que esa fue la primera vez que dos satélites hechos por el hombre colisionaron accidentalmente, describe el centro Nesdis.

¿Quién controla los satélites?

Los satélites pueden ser propiedad de organizaciones, empresas, gobiernos y personas particulares.

Existen muchas regulaciones para controlar la frecuencia con la que operan las comunicaciones de radio en órbita y en qué órbita entran, para evitar interferencias.

«Según el Tratado de Espacio Exterior (1967), cada país tiene algún tipo de control reglamentario de los lanzamientos de satélites específicamente para ayudar a evitar la interferencia de radio e impedir posibles colisiones en el lanzamiento», explica Barnhart a BBC Mundo.

En Estados Unidos, por ejemplo, las empresas privadas deben obtener una licencia federal para operar en el espacio.

Si quieren realizar operaciones con un satélite de comunicaciones, deben solicitar una licencia a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) o si desean llevar a cabo el lanzamiento al espacio de un satélite, necesitan el permiso de la Administración Federal de Aviación (FAA).

Y en términos globales, la oficina de Naciones Unidas para Asuntos del Espacio Exterior (en inglés, UNOOSA) se encarga de implementar las políticas de la ONU relacionadas con el espacio, por lo que actúa como un regulador del derecho espacial en el mundo.

¿Cualquiera puede enviar un satélite el espacio?

«Sí, hoy es posible que casi cualquiera pueda enviar satélites al espacio. Incluso estudiantes de escuelas secundarias construyeron y lanzaron sus propios satélites compartiendo programas con vehículos de lanzamiento y varias agencias gubernamentales de todo el mundo», dice Barnhart.

Compañías comerciales están lanzando satélites al espacio a un ritmo que casi se ha triplicado en los últimos 10 años, con inversiones que alcanzan los miles de millones de dólares.

«Es un momento muy emocionante en la industria espacial, con muchas innovaciones, no solo en satélites nuevos sino en el desarrollo de una industria para satélites de ‘servicio’, que hasta ahora no existía», analiza Barnhart.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Final de la publicación de Youtube número de BBC News Mundo

Final de la publicación de Youtube número 2 de BBC News Mundo

Final de la publicación de Youtube número 3 de BBC News Mundo

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    Broker honesto!

¿Cuánto puede ganar en opciones binarias?
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: