Versatilidad de los activos. ¿Con qué se debe negociar

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    Broker honesto!

Versatilidad de los activos. ¿Con qué se debe negociar?

¿Qué hay que hacer para comprar una acción binaria? Registrarse en el sitio web de un corredor y depositar la cantidad que vayas a usar para comprar una acción. Después, puedes empezar a operar.

Para realizar la compra, tienes que seleccionar varios parámetros de una opción:

  • activo básico;
  • valor;
  • tiempo y periodo de validez.

En cuanto al valor y el tiempo, es muy obvio incluso para alguien que no lo haya hecho nunca antes. ¿Pero qué activo se debe seleccionar en primer lugar?

La idea principal de un activo básico

Básicamente, el activo básico determina exactamente con qué vas a comerciar. En palabras más sencillas, el activo básico es el objeto que determinará qué cambios del diagrama serán los más importantes para ti en el proceso de decisión.

Cualquier podría sentirse mareado al consultar todas las opciones diferentes que ofrecen los corredores, como AnyOption. Sin embargo, no es tan aterrador ni complicado.

La variedad es muy amplia, pero se puede categorizar. :

Divisas

Siempre se ha comerciado con divisas en Forex. Sin embargo, también están presentes en el mercado de opciones binarias y siempre en pares. Por ejemplo, EUR/USD, GBP/JPY.

Cuando veas esta combinación, debes tener en cuenta que se negocia en base a que el tipo de cambio de la primera divisa será más alta o más baja que la segunda divisa. Por ejemplo, si el valor actual del Euro es 1,3322 veces superior al precio del dólar estadounidense, el diagrama EUR/USD estará en el punto de 1,3322. Por lo tanto, puedes abrir una posición basada en la previsión de que el precio va a subir y alcanzará el 1,3350 o de que bajará hasta 1,3300.

Dependiendo de la exactitud de tu pronóstico, obtendrás beneficios o no. Las opciones binarias son buenas porque no hay que calcular la distancia a la que se colocará el precio. Incluso un punto es suficiente para ganar.

Acciones

Las acciones de muchas empresas, tales como HSBC o Apple, se pueden comerciar de la misma manera. En función de los acontecimientos que se produzcan en el mercado mundial, el valor de estas acciones puede subir o bajar. Tu tarea sigue siendo la misma, predecir el cambio de precio correcto.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    Broker honesto!

Este caso es aún más simple, ya que solo tienes un valor (que es el precio de las acciones) y no hay pares de divisas.

La bolsa de valores es uno de los mercados más antiguos y tradicionales. No obstante, en este caso, es importante elegir una empresa cuyas acciones sean fiables. Hay empresas cuyas acciones son más fiables que algunas divisas.

Índices

Los índices son indicadores del valor de los activos que incluyen el cálculo de un índice relevante. Por ejemplo, si un índice incluye dos activos (acciones de dos empresas) de igual valor y el valor de uno de los activos cae drásticamente, y el valor de la otra asciende ligeramente, el índice caerá.

Existen muchos índices diferentes pero, por regla general, solo se comercia con los más populares. Por ejemplo, el Nasdaq y el Dow Jones son índices del mercado americano. El primero incluye acciones de empresas de alta tecnología y el segundo acciones de grandes empresas que representan a todos los sectores de la industria americana.

Si nos centramos en el aspecto práctico de la cuestión, cuando comercies con índices, verás el mismo diagrama y sus vacilaciones. Tu tarea es similar a cuando comercias con otro tipo de activos: predecir la tendencia de los índices para un futuro cercano.

Productos primarios

Este punto es muy sencillo y fácil de comprender. En los mercados de cambio no solo se negocia con divisas y acciones, sino también con productos primarios reales. Por ejemplo, recursos naturales y bienes de consumo tales como el oro, la plata, el petróleo, la carne de cerdo, el algodón o el cereal. Sus precios también están sujetos a cambios. Por tanto, tendrás la oportunidad de conseguir dinero mediante la apertura de posiciones y la previsión del valor de las opciones.

3. Pasivos financieros

Los instrumentos que en su totalidad o en una de sus partes sean calificados como pasivos financieros se clasificarán en alguna de las siguientes categorías, a efectos de su valoración:

  1. Débitos y partidas a pagar.
  2. Pasivos financieros mantenidos para negociar.
  3. Otros pasivos financieros a valor razonable con cambios en la cuenta de Pérdidas y ganancias.

Adicionalmente, los pasivos financieros originados como consecuencia de transferencias de activos, en los que la empresa no haya cedido ni retenido sustancialmente sus riesgos y beneficios, se valorarán de manera consistente con el activo cedido. Esto es, en el caso de que el activo cedido se esté valorando con base en su valor razonable y se registren los cambios en el patrimonio neto, el pasivo surgido en la operación se valorará de la misma manera.

Con independencia de la categoría en la que se clasifique el pasivo financiero, la valoración inicial del mismo se realizará con base en el concepto de valor razonable.

Este concepto de valor razonable está definido en el punto 2.ª del apartado 6.ª que bajo el título de «criterios de valoración» está contenido en el Marco Conceptual de la Contabilidad y que en síntesis dice que el valor razonable es el importe por el cual puede ser intercambiado un activo entre un comprador y un vendedor debidamente informados, o puede ser cancelada una obligación entre un deudor y un acreedor con suficiente información, que realizan una transacción libre.

La valoración de los pasivos financieros en particular y de los instrumentos financieros, en general, por su valor razonable es la clave para entender el PGC 07 en lo que a instrumentos financieros se refiere. Este método de valoración se utiliza a la hora de determinar la posición financiera global de la empresa, así como al tomar decisiones respecto a los instrumentos financieros individuales. También es relevante para muchas decisiones tomadas por los usuarios de los estados financieros porque, en la mayoría de los casos, refleja la evaluación que los mercados financieros otorgan al valor presente de los flujos de efectivo esperados para un instrumento financiero. La información sobre el valor razonable permite comparaciones entre instrumentos financieros que poseen, en esencia, las mismas características financieras, con independencia de su finalidad, así como de cuándo y por quién fueron emitidos o adquiridos.

El valor razonable suministra una base neutral para evaluar la actuación de los gerentes de la empresa, al indicar los efectos de sus decisiones de comprar, vender o mantener los activos financieros, así como de las de tomar, mantener o reembolsar los pasivos financieros.

El valor razonable de un pasivo financiero (o de un activo) puede determinarse por cualquiera de los métodos generalmente aceptados. Se debe informar en la memoria tanto de la información sobre el método adoptado como de las hipótesis significativas empleadas para su aplicación.

En la definición de valor razonable está implícito el principio de empresa en funcionamiento, sin que se prevea su liquidación, una reducción drástica de su volumen de negocio o tener que operar en condiciones adversas. Por tanto, el valor razonable no es el importe que la empresa podría recibir o pagar en una transacción forzada, en una liquidación involuntaria o en una venta en circunstancias adversas. No obstante, la empresa tomará en cuenta sus actuales circunstancias para determinar los valores razonables de sus activos y pasivos financieros.

Por ejemplo, el valor razonable de un activo financiero que la empresa ha decidido vender, en un futuro inmediato, para obtener liquidez, se determina por el importe que espera recibir de tal venta. Como es lógico, el efectivo que puede obtenerse de una venta inmediata, estará condicionado por factores tales como la liquidez y la amplitud del mercado para este activo en cuestión.

Cuando el instrumento financiero es objeto de contratación en un mercado activo y líquido, su cotización suministrará la mejor evidencia del valor razonable. El valor de cotización para un activo a mantener o para un pasivo a emitir es, normalmente, el precio de oferente y, para un activo a comprar o un pasivo a mantener, el precio de demandante. Cuando los precios corrientes de vendedor y de comprador no están disponibles, referencias a operaciones recientes suministran una evidencia del valor razonable presente, suponiendo que no haya habido un cambio significativo en las circunstancias económicas entre la fecha de la transacción y la fecha de valoración.

En determinadas ocasiones, como cuando se negocian volúmenes relativamente pequeños del instrumento financiero que debe valorarse, las cotizaciones pueden no ser indicativas del valor razonable del instrumento en cuestión. En esas circunstancias, puede recurrirse a la utilización de técnicas o modelos con suficiente fiabilidad como, por ejemplo, la referencia al valor de mercado de otro instrumento de iguales características, el análisis de flujos de efectivo descontados o los modelos de cálculo del precio de las opciones.

Al aplicar el análisis de flujos de efectivo descontados, la empresa utilizará una tasa de descuento igual al tipo de interés vigente en el mercado para instrumentos financieros que tengan, en esencia, los mismos plazos y características, entre las que podemos citar:

  1. La solvencia del deudor.
  2. El plazo residual sobre el que se fija la tasa de interés.
  3. El plazo restante hasta el reembolso del principal.
  4. La divisa en la que deben hacerse los pagos.

3.1. Pasivos financieros mantenidos para negociar

Los pasivos financieros que se tengan para negociar se valorarán de acuerdo con lo dispuesto en el presente apartado.

Se considera que un pasivo financiero se posee para negociar cuando:

  1. Se emita principalmente con el propósito de readquirirlo en el corto plazo (por ejemplo, obligaciones y otros valores negociables emitidos cotizados que la empresa pueda comprar en el corto plazo en función de los cambios de valor).
  2. Forme parte de una cartera de instrumentos financieros identificados y gestionados conjuntamente de la que existan evidencias de actuaciones recientes para obtener ganancias en el corto plazo, o
  3. Sea un instrumento financiero derivado, siempre que no sea un contrato de garantía financiera ni haya sido designado como instrumento de cobertura.
    El hecho de que un pasivo financiero se utilice para financiar actividades de negociación no implica por sí mimo su inclusión en esta categoría.

Los pasivos financieros mantenidos para negociar se valorarán inicialmente por su valor razonable, que, salvo evidencia en contrario, será el precio de la transacción que equivaldrá al valor razonable de la contraprestación entregada. Los gastos de transacción que les sean directamente atribuibles se reconocerán en la cuenta de Pérdidas y ganancias del ejercicio.

Tratándose de instrumentos de patrimonio formará parte de la valoración inicial el importe de los derechos preferentes de suscripción y similares que, en su caso, se hubiesen adquirido.

3.1.1. Valoración posterior

Los pasivos financieros mantenidos para negociar se valorarán por su valor razonable, ya sea a través del valor de mercado o de otro procedimiento, no teniéndose en cuenta los gastos de transacción en que se pudiera incurrir en su enajenación.

Por tanto, en la determinación del valor razonable de un pasivo financiero, no se deducirán los costes de transacción en los que se incurriría para intercambiar o liquidar el instrumento financiero. Cabe resaltar que aunque estos costes pueden ser relativamente insignificantes para instrumentos negociados en mercados organizados y líquidos, los mismos pueden ser importantes para otro tipo de instrumentos. A título de ejemplo de estos costes podemos citar los impuestos y aranceles, las comisiones y corretajes pagados a los agentes, asesores, intermediarios, así como las tasas a pagar a los organismos reguladores del mercado o a las bolsas de valores.

Los cambios que se produzcan en el valor razonable se imputarán en la cuenta de Pérdidas y ganancias del ejercicio.

3.2. Derivados considerados pasivos financieros

Un derivado financiero es un instrumento financiero que cumple las características siguientes:

  1. Su valor cambia en respuesta a los cambios en variables tales como los tipos de interés, los precios de instrumentos financieros y materias primas cotizadas, los tipos de cambio, las calificaciones crediticias y los índices sobre ellos. En el caso de no ser variables financieras no han de ser específicas para una de las partes del contrato.
  2. No requiere una inversión inicial o bien requiere una inversión inferior a la que requieren otro tipo de contratos en los que se podría esperar una respuesta similar ante cambios en las condiciones de mercado.
  3. Se liquida en una fecha futura.

En su origen, los instrumentos financieros derivados dan a una de las partes:

  • El derecho contractual a intercambiar activos financieros con la otra parte, bajo condiciones que serán potencialmente favorables.
  • O bien una obligación contractual a intercambiar activos financieros con la otra parte; en este caso bajo condiciones que serán potencialmente desfavorables.

Algunos instrumentos incorporan tanto el derecho como el deber de hacer el intercambio. Puesto que las condiciones para el intercambio se fijan en el momento del nacimiento del instrumento derivado, y los precios en los mercados financieros están variando constantemente, tales condiciones pueden volverse favorables o desfavorables según los casos.

Una opción, de compra o de venta, para intercambiar instrumentos financieros da al comprador o tenedor de la misma el derecho a obtener potenciales beneficios económicos futuros, asociados con los cambios en el valor razonable del instrumento financiero subyacente al contrato. A la inversa, el emisor de la opción asume la obligación de desprenderse de potenciales beneficios económicos futuros, o cargar con potenciales pérdidas, asociados en ambos casos con cambios en el valor razonable del instrumento financiero subyacente. El derecho contractual del tenedor y la obligación del emisor cumplen la definición de un activo financiero y un pasivo financiero, respectivamente. El instrumento financiero subyacente a un contrato de opción puede ser un activo financiero, como por ejemplo, una acción o un instrumento que genere intereses. Para el emisor, la opción puede suponer una exigencia de emitir un instrumento de pasivo, en lugar de transferir un activo financiero, pero el instrumento subyacente a la opción seguiría siendo un activo financiero para el tenedor si la opción fuera ejercida. El derecho del tenedor a intercambiar los activos en condiciones potencialmente favorables, así como la obligación del emisor a intercambiar los activos en condiciones potencialmente desfavorables, son diferentes de los activos que se intercambiarían en el caso de que se ejercitase la opción. La naturaleza del derecho del tenedor y de la obligación del emisor no quedan afectadas por la posibilidad de que la opción sea ejercida.

Sin embargo, una opción, de compra o venta, sobre un activo no financiero (tal como una mercancía), no da lugar al nacimiento de un activo o un pasivo de tipo financiero, porque no cumple los requisitos establecidos en las definiciones para la recepción o la entrega de activos financieros, ni para el intercambio de instrumentos financieros.

Otro ejemplo de instrumento financiero derivado es un contrato a plazo o forward, que debe liquidarse en tres meses, en el cual una de las partes (el comprador) promete entregar 100.000 euros en efectivo a cambio de 100.000 euros de valor nominal de bonos del Estado, mientras que la otra parte (el vendedor) promete entregar 100.000 euros de valor nominal de bonos del Estado a cambio de 100.000 euros de efectivo. Durante los tres meses, ambas partes tienen un derecho contractual y una obligación contractual de intercambiar instrumentos financieros. Si el precio de mercado de los bonos del Estado sube por encima de 100.000 euros, las condiciones serán favorables para el comprador, y desfavorables para el vendedor, pero si el precio de mercado cae por debajo de 100.000 euros, la situación será precisamente la contraria. El comprador tiene tanto un derecho contractual (un activo financiero, similar al derecho que le otorgaría poseer una opción de compra) como una obligación contractual (un pasivo financiero, similar a la obligación que tendría si hubiera emitido una opción de venta). El vendedor, por su parte, tiene tanto un derecho contractual (un activo financiero, similar al derecho que le otorgaría poseer una opción de venta) como una obligación contractual (un pasivo financiero, similar a la obligación que tendría de haber emitido una opción de compra). Como tales opciones, tales derechos y obligaciones contractuales constituyen activos y pasivos financieros, respectivamente, separados y distintos de los instrumentos financieros subyacentes (los bonos y el dinero a intercambiar).

La diferencia más significativa entre un contrato a plazo y un contrato de opción es que, en el primero de ellos, ambas partes tienen la obligación de ejecutarlo en el momento convenido, mientras que en el segundo, el intercambio sólo tiene lugar si el tenedor decide ejercer la opción y se realiza en el momento en que decida ejecutarla.

Muchos otros tipos de instrumentos derivados incorporan el derecho o la obligación de realizar un intercambio futuro, por ejemplo, los swaps de divisas o de tipos de interés, los Cap, Floor, Piras, etc. Un contrato de permuta de tasas de interés (IRS) puede ser contemplado como una variante de un contrato a plazo, en el que las partes acuerdan hacer una serie de intercambios futuros de efectivo, en la que unos importes se calculan con referencia a una tasa de interés variable y otros con referencia a una tasa de interés fijo.

Los contratos de futuros son otra variante de los contratos a plazo, de los que se diferencian fundamentalmente en que están estandarizados y se negocian en mercados organizados.

3.3. Otros pasivos financieros a valor razonable con cambios en pérdidas y ganancias

En esta categoría se incluirán los pasivos financieros híbridos a los que hace referencia el último párrafo del apartado 5.1 de la norma de valoración 9.ª del PGC 07.

También se podrán incluir los pasivos financieros que designe la empresa en el momento del reconocimiento inicial para su inclusión en esta categoría. Dicha designación sólo se podrá realizar si resulta en una información más relevante, debido a que:

  1. Se eliminan o reducen de manera significativa inconsistencias en el reconocimiento o valoración (también denominadas asimetrías contables) que en otro caso surgirían por la valoración de activos o pasivos o por el reconocimiento de las pérdidas o ganancias de los mismos con diferentes criterios.
  2. Un grupo de pasivos financieros o de activos y pasivos financieros se gestione y su rendimiento se evalúe sobre la base de su valor razonable de acuerdo con una estrategia de gestión del riesgo o de inversión documentada y se facilite información del grupo también sobre la base del valor razonable al personal clave de la dirección según se define en la norma 15.ª de elaboración de las cuentas anuales.
    En la memoria se informará sobre el uso de esta opción.

En la valoración de los pasivos financieros incluidos en esta categoría se aplicarán los criterios señalados para los pasivos mantenidos para negociar.

3.4. Débitos y partidas a pagar

Esta categoría está concebida como un «cajón de sastre» por la norma, de manera que en ella se clasificarán, salvo que sea aplicable lo dispuesto en los apartados 2.1 y 2.2 anteriores, los:

  1. Débitos por operaciones comerciales, que son aquellos pasivos financieros que se originan en la compra de bienes y servicios por operaciones de tráfico de la empresa.
  2. Débitos por operaciones no comerciales, que son aquellos pasivos financieros que, no siendo instrumentos derivados, no tienen origen comercial.

3.4.1. Valoración inicial

Los pasivos financieros incluidos en esta categoría se valorarán inicialmente por su valor razonable, que, salvo evidencia en contrario, será el precio de la transacción, que equivaldrá al valor razonable de la contraprestación recibida ajustado por los gastos de transacción que les sean directamente atribuibles.

No obstante lo señalado en el párrafo anterior, los débitos por operaciones comerciales con vencimiento no superior a un año y que no tengan un tipo de interés contractual, así como los desembolsos exigidos por terceros sobre participaciones, cuyo importe se espera pagar en el corto plazo, se podrán valorar por su valor nominal cuando el efecto de no actualizar los flujos de efectivo no sea significativo.

3.4.2. Valoración posterior

Los pasivos financieros incluidos en esta categoría se valorarán por su coste amortizado. Los intereses devengados se contabilizarán en la cuenta de Pérdidas y ganancias, aplicando el método del tipo de interés efectivo.

Las aportaciones recibidas como consecuencia de un contrato de cuentas en participación y similares, se valorarán al coste, incrementado o disminuido por el beneficio o la pérdida, respectivamente, que deba atribuirse a los partícipes no gestores.

No obstante lo anterior, los débitos con vencimiento no superior a un año que, de acuerdo con lo dispuesto en el apartado anterior se valoren inicialmente por su valor nominal, continuarán valorándose por dicho importe.

EJEMPLO 1

«Viferpe, S.A.» formaliza, el 1 de enero de 2008, un préstamo con su banco, por un importe de 1 millón de euros, al 10% de interés anual, amortizable de una vez a los 5 años de su concesión. Los gastos de formalización del préstamo ascienden a 100.000 euros.

Se trata de un débito no comercial que se clasifica en la cartera de «débitos y partidas a pagar».

Se valorarán inicialmente por el valor razonable de la contraprestación recibida ajustado por los gastos de transacción que les sean directamente atribuibles, esto es 900.000 euros.

Y posteriormente se valora por su coste amortizado, llevando los intereses a Pérdidas y ganancias, aplicando el método del tipo de interés efectivo.

El tipo de interés efectivo (tie) surge de la ecuación:

900.000 = 100.000 x a5┐tie + 1.000.000
(1 + tie) 5

El cuadro de imputación de gastos financieros sería el siguiente:

2008 900.000,00 115.483,17 100.000,00 915.483,17 2009 915.483,17 117.469,88 100.000,00 932.953,05 2020 932.953,05 119.711,53 100.000,00 952.664,58 2020 952.664,58 122.240,80 100.000,00 974.905,38 2020 974.905,38 125.094,62 1.100.000,00 0,00

Los asientos contables serían:

01-01-2008 Debe Haber
Bancos e instituciones de crédito c/c vista, euros (572) 900.000,00
Deudas a l/p con entidades de crédito (170) 900.000,00
31-12-2008 Debe Haber
Intereses de deudas (6620) 115.483,17
Deudas a l/p con entidades de crédito (170) 15.483,17
Bancos e instituciones de crédito c/c vista, euros (572) 100.000,00
31-12-2009 Debe Haber
Intereses de deudas (6620) 117.469,88
Deudas a l/p con entidades de crédito (170) 17.469,88
Bancos e instituciones de crédito c/c vista, euros (572) 100.000,00
31-12-2020 Debe Haber
Intereses de deudas (6620) 119.711,53
Deudas a l/p con entidades de crédito (170) 19.711,53
Bancos e instituciones de crédito c/c vista, euros (572) 100.000,00
31-12-2020 Debe Haber
Intereses de deudas (6620) 122.240,80
Deudas a l/p con entidades de crédito (170) 22.240,80
Bancos e instituciones de crédito c/c vista, euros (572) 100.000,00
Debe Haber
Deudas a l/p con entidades de crédito (170) 974.905,38
Deudas a c/p con entidades de crédito (520) 974.905,38
31-12-2020 Debe Haber
Intereses de deudas (6620) 125.094,62
Deudas a c/p con entidades de crédito (520) 25.094,62
Bancos e instituciones de crédito c/c vista, euros (572) 100.000,00
Concepto Debe Haber
Deudas a c/p con entidades de crédito (520) 1.000.000,00
Bancos e instituciones de crédito c/c vista, euros (572) 1.000.000,00

EJEMPLO 2

La sociedad «Viferpe» compra, el 1 de enero de 20X8, 1.000 kilos de mercaderías a 5 euros el kilo, financiando la compra los proveedores a un plazo de 180 días. El tipo de interés de mercado para operaciones similares es del 5% anual pero no hay ningún interés pactado contractualmente.

01-01-20X8 Debe Haber
Compra de mercaderías (600) 5.000,00
Proveedores (400) 5.000,00
01-07-20X8 Debe Haber
Proveedores (400) 5.000,00
Bancos e instituciones de crédito c/c vista, euros (572) 5.000,00

¿Qué ocurriría si la financiación es a un año y medio?

5.000 x (1,05) -1,5 = 4.647,14 euros

01-01-20X8 Debe Haber
Compra de mercaderías (600) 4.647,14
Proveedores (400) 4.647,14
31-12-20X8 Debe Haber
Intereses de deudas (662) 232,36
Proveedores (400) 232,36
01-07-20X9 Debe Haber
Intereses de deudas (662) 120,50
Proveedores (400) 120,50
Concepto Debe Haber
Proveedores (400) 5.000,00
Bancos e instituciones de crédito c/c vista, euros (572) 5.000,00

3.5. Reclasificación de pasivos financieros

La empresa no podrá reclasificar ningún pasivo financiero incluido inicialmente en la categoría de mantenidos para negociar o a valor razonable con cambios en la cuenta de Pérdidas y ganancias a otras categorías, ni de éstas a aquéllas.

3.6. Bajas de pasivos financieros

La empresa dará de baja un pasivo financiero cuando la obligación se haya extinguido. También dará de baja los pasivos financieros propios que adquiera, aunque sea con la intención de recolocarlos en el futuro.

Si se produjese un intercambio de instrumentos de deuda entre un prestamista y un prestatario, siempre que éstos tengan condiciones sustancialmente diferentes, se registrará la baja del pasivo financiero original y se reconocerá el nuevo pasivo financiero que surja. De la misma forma se registrará una modificación sustancial de las condiciones actuales de un pasivo financiero.

La diferencia entre el valor en libros del pasivo financiero o de la parte del mismo que se haya dado de baja y la contraprestación pagada incluidos los costes de transacción atribuibles y en la que se recogerá asimismo cualquier activo cedido diferente del efectivo o pasivo asumido, se reconocerá en la cuenta de Pérdidas y ganancias del ejercicio en que tenga lugar.

En el caso de un intercambio de instrumentos de deuda que no tengan condiciones sustancialmente diferentes, el pasivo financiero original no se dará de baja del balance registrando el importe de las comisiones pagadas como un ajuste de su valor contable. El coste amortizado del pasivo financiero se determinará aplicando el tipo de interés efectivo, que será aquel que iguale el valor en libros del pasivo financiero en la fecha de modificación con los flujos de efectivo a pagar según las nuevas condiciones.

A estos efectos, las condiciones de los contratos se considerarán sustancialmente diferentes cuando el valor actual de los flujos de efectivo del nuevo pasivo financiero, incluyendo las comisiones netas cobradas o pagadas, sea diferente, al menos en un diez por ciento del valor actual de los flujos de efectivo remanentes del pasivo financiero original, actualizados ambos al tipo de interés efectivo de éste.

EJEMPLO 3

La sociedad «VIFERPE, S.A.» acuerda con el acreedor intercambiar el préstamo del citado ejemplo al final del año 3, por un pagaré con vencimiento dentro de 3 años y de nominal 1.330.000 euros.

1. Lo primero que debemos preguntarnos es si tienen los dos instrumentos condiciones sustancialmente diferentes. Para contestar a esto debemos:

  1. Calcular el valor actual de los flujos pendientes al final del año 3 que es 952.664,58 €.
  2. Calcular el valor actual de los flujos del nuevo instrumento al tie del préstamo inicial.

VA = 1.330.000 x (1 + 0,1283) -3

  1. Comparar la diferencia entre ambos (952.664,58 – 925.893,29 = 26.771,19) con el 10% de 952.664,58 € (95.266,46) para ver si los contratos son sustancialmente diferentes.

Como la diferencia es inferior al 10% calculado, los contratos no son sustancialmente diferentes.

2. Al no ser los contratos sustancialmente diferentes no se da de baja el pasivo y el nuevo coste amortizado se calcula con un nuevo tie:

Valor actual del préstamo = Valor actual de los flujos nuevo instrumento

952.664,58 = 1.330.000 x (1 + tie) -3

3. Cuadro de imputación de intereses completo tras la modificación:

Cinco estrategias para una negociación exitosa

Carlos Felipe Niezen SarmientoFollow

  • Like 77
  • Comment 14

En nuestra experiencia apoyando a clientes en maximizar el valor de sus negocios, hemos observado frecuentemente que en muchos lugares de América Latina aún persiste la lógica de tomar una negociación como un juego de “suma-cero”; es decir, una parte busca ganar todo, a costa de la otra parte.

John Paul Getty, quien fue declarado como el hombre más rico del mundo en el año 1966 por el Guinness Book of Records, alguna vez dijo: “Uno nunca debe buscar obtener todo el dinero que existe en una negociación. Deja que la otra parte también haga dinero, porque si te ganas la reputación de siempre llevarte todo el dinero, no vas a tener muchas oportunidades para negociar.”

Las negociaciones afectan el día a día de nuestras vidas, tanto en el hogar, como en nuestro trabajo. En general, si se puede obtener un mucho mayor beneficio en las negociaciones, sin llevar al otro a la pérdida total. El mejor acuerdo puede permitir el beneficio de ambas partes. Esta es la premisa principal del libro “Llegando al Sí” de William L. Ury y Roger Fisher.

Con base en mi experiencia en los últimos 20 años en las Américas, apoyando a nuestros clientes en decenas de negociaciones corporativas y múltiples entrenamientos en la materia; tanto en fusiones y adquisiciones, como negociaciones con proveedores, les comparto 5 estrategias clave para alcanzar el éxito:

  1. Antes de negociar, se debe investigar y analizar.Es crítico, antes de una negociación, contestar preguntas como ¿Con quién negociaremos?,¿Qué es lo que buscan?,¿Cuál es el valor de lo que estamos vendiendo o comprando?, ¿Qué está pasando en la industria?, etc. Por ejemplo, en una adquisición en la que actuamos como asesores, logramos que nuestro cliente pague un precio significativamente inferior al que solicitaba el vendedor, ya que demostramos que el valor estimado por el vendedor, con el apoyo de sus asesores financieros, era exagerado. El vendedor estimaba que su negocio generaría una altísima rentabilidad. Nuestros análisis, basados en investigaciones con negocios similares en las Américas, Europa y Asia indicaban que el margen podría inicialmente ser alto, pero que con el tiempo los márgenes caerían ya que aparecería mayor competencia. La otra parte perdió credibilidad y el precio se terminó pareciendo a lo que nuestros análisis habían determinado.
  2. Definir las variables, objetivos y metas, antes de la negociación.Cuando se negocia es importante definir 2 elementos. Primero, se debe definir las variables que queremos negociar, más allá del precio (ej., condiciones comerciales, tiempos de entrega, formas de pago, etc.). Por ejemplo, en las negociaciones de saborizantes que me tocó llevar a cabo para una importante empresa de consumo masivo global, una de las variables críticas fue la asignación de personal del área de Investigación y Desarrollo del proveedor en las instalaciones de mi cliente, con el fin de asegurar mejor comunicación, mayor rapidez, y mayor efectividad en el desarrollo de nuevos productos de mi cliente. Segundo, es importante pensar en el máximo que estamos dispuestos a solicitar y en el mínimo que estamos dispuestos a aceptar en cada una de las variables de negociación. Esto permitirá empezar las negociaciones con un alto objetivo, y también permitirá saber cuándo debemos retirarnos de una negociación.
  3. Siempre se debe contar con opciones.Para poder saber cuál es el mínimo que estamos dispuestos a aceptar es crítico el contar con opciones. Una parte pierde mucha credibilidad cuando la otra parte descubre que ha exagerado o fingido o mentido.La fortaleza de una posición negociadora depende de las opciones disponibles. En fusiones y adquisiciones, siempre les recomendamos a nuestros clientes que ingresen a efectuar adquisiciones en mercados en donde existen múltiples alternativas de adquisición. Así, si una opción no se concreta, siempre existen otras alternativas. Cuando apoyamos a nuestros clientes en sus compras, siempre los apoyamos en buscar alternativas de abasto, y si no las tienen, los ayudamos a desarrollarlas. Por ejemplo, hace unos años atrás apoyamos a una empresa con una facturación de más de US$10 mil millones de dólares en sus compras de botellas de plástico. Su principal proveedor astutamente les había anunciado un incremento importante en el precio, aprovechando que había colocado su equipo de embotellado dentro de las plantas de nuestro cliente. Por lo tanto, cuando solicitamos cotizaciones a otros proveedores (los cuales quedaban más lejos), los precios fueron mayores. Todo parecía indicar que a nuestro cliente no le quedaba otra opción más que aceptar el incremento. Sin embargo, decidimos “crear” una opción. Esa opción fue la de que nuestro cliente compre equipo de embotellado, que lo instale en sus plantas, y que produzca sus propias botellas. El presidente de la compañía aceptó esta opción, y se le presento la misma al fabricante de botellas. Su reacción fue de sorpresa. No esperaron eso de parte de nuestro cliente. No solo tuvieron que quitar el incremento de precios, sino que además tuvieron que aceptar una fuerte reducción de precios.
  4. Los roles se deben definir.Las negociaciones individuales siempre resultan más sencillas, ya que no existen otras personas con las que se debe coordinar un frente común.Sin embargo, muchas veces las negociaciones corporativas requieren la participación de múltiples áreas. Por ejemplo, si es una adquisición, puede ser importante la participación del CEO, el CFO, miembros del directorio, etc. Si es una compra de insumos, puede resultar importante la participación del líder de Manufactura, o el de Logística, o Finanzas, o Control de Calidad, etc. En dichas circunstancias uno puede estar tentado a negociar individualmente, pero esto puede ser contraproducente. Lo mejor es negociar como equipo. Para ello es importante tener un entendimiento común de los puntos anteriormente descritos, y establecer roles muy claros. Por ejemplo, definir al líder, al que analizará los números que se ofrezcan durante la negociación, al responsable técnico, etc. Dado que participaran varios, también es importante definir una agenda clara, así como los principales mensajes. Por último, es importante ensayar antes de las negociaciones. Un equipo bien preparado y coordinado siempre logra resultados superiores.
  5. Las emociones se deben usar astutamente.La teoría de negociaciones indica que uno debe remover el componente emocional de por medio. En la teoría, eso suena bien, pero en la práctica es imposible. No somos robots. Además, puede ser contraproducente. Lo que si debemos remover son las emociones negativas. Pero existen otras emociones que debemos mantener. Proactivamente debemos fomentar emociones positivas para vender nuestra propuesta. No debemos olvidar que aunque estemos “comprando” algo, también estamos vendiendo una propuesta. Por ejemplo, un cliente nuestro quien es el CEO de una importante empresa de consumo masivo Latinoamericana, cada vez que efectuaba una importante adquisición, trataba de ponerse en los pies del vendedor. Por lo tanto, hacía un enorme esfuerzo por “empatizar” con ellos para poder lograr que acepten su oferta. Asimismo, a veces nos toca enfrentar una contraparte que llega en actitud amenazante o enojada. A veces esto ocurre por una demostración natural de emociones o a veces son tácticas utilizadas por los negociadores, con el fin de intimidar a la otra parte. En estos casos, está demostrado que uno no debe ni intimidarse ni escalar la batalla. Lo que uno debe hacer es responder con el mismo tono para enviar la señal de que no está siendo intimidado, e inmediatamente ofrecer bajar las emociones de manera conjunta para continuar con la negociación y alcanzar un acuerdo.Por último, es importante utilizar las emociones para mostrar que la oferta de la otra parte no es de nuestro agrado. Así enviamos la señal de que deben mejorar la oferta, sin que nosotros pongamos otra cifra sobre la mesa.

Existen múltiples otras tácticas para una negociación, pero en este artículo me he enfocado en sintetizarles y compartirles 5 estrategias clave para ser exitosos en las mismas. Espero que con la práctica de estos, pueda extraer mayor valor en sus negociaciones y lograr hacerse la reputación de que genera acuerdos “ganar-ganar”, para que más empresas puedan hacer negocio con usted.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    Broker honesto!

¿Cuánto puede ganar en opciones binarias?
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: